Todo en esta vida tiene fecha de vencimiento, lo que incluye a las puertas, cerraduras, bisagras y demás elementos que componen la seguridad de nuestro hogar. De esta manera entendemos que el paso de los años afecta el funcionamiento de estos componentes.

Dicho de otra forma, el tiempo hace que una puerta ya no cierre como antes, y esto se identifica con que la puerta hace cierto ruido cuando se abre o se cierra, produciéndose un ruido o chirrido que no es del agrado de muchos.

Preguntamos a expertos en servicio técnico de Cerraduras Sidese, y de allí extrajimos información para  explicarte de qué forma se puede solventar este tipo de dificultades en tus puertas y cerraduras antiguas, que generalmente se arregla lubricando estos elementos.

Y por supuesto, tu puerta quedará funcionando como nueva, lo que hará que no tengas que sustituirla por una nueva y considerando que dicha puerta aún se encuentre en buen estado. Lo ideal es no hacer gastos innecesarios en puertas.

Aprende a lubricar las cerraduras y bisagras de tus puertas

Engrasando tus cerraduras y bisagras

Para realizar esta labor con el propósito de poner fin a los chirridos de tus cerraduras y bisagras, lo primero que debes hacer es elevar ligeramente la puerta con ayuda de un destornillador y una cuña. La puerta se mantiene de esta manera para conseguir que deje de hacer ruidos.

En el momento que se eleva la puerta se aplica un lubricante para puertas en las bisagras, que puedes conseguir en las ferreterías. Este producto lo dejas actuar por unos minutos, y culminado el tiempo abres y cierras la puerta varias veces comprobando que deje de sonar.

Las bisagras no son los únicos componentes que deben lubricarse; esto también debe hacerse con las cerraduras, pero no exactamente con el mismo producto. Y es que las llaves suelen atascarse en las cerraduras por el uso, pero en este caso se lubrica con polvo de grafito.

Con las cerraduras se hace lo siguiente…

Para emprender la tarea de lubricar tus cerraduras, tienes que extender el polvo de grafito en un trapo, impregnando la llave con producto. A continuación introduce la llave en el bombín de la cerradura, de modo que el polvo de grafito se distribuya dentro.

Especialistas de Persianas Barcelona señalan que este polvo se consigue especialmente en ferreterías. Para engrasar las cerraduras puedes aplicar aceite mineral o vaselina siguiendo los mismos pasos que con el polvo de grafito

Cualquiera de estas dos alternativas es eficaz, pero ya queda de tu parte elegir cualquiera de estas dos opciones. Realizado cualquiera de estos dos procedimientos, tu puerta debe estar en mejor estado, funcionando con todas las de la ley.

Para tener una noción más clara de cómo lubricar tus cerraduras, te invitamos para que veas el vídeo siguiente:

Claro que si no te atreves a lubricar tus cerraduras, bien puedes delegar esta actividad a profesionales de la cerrajería que se encuentren cerca de ti. No es una labor excesivamente cara, así que la puedes pagar sin mayores inconvenientes.


error: Content is protected !!